Pagar impuestos en España: 175 días de trabajo al año

Pagar impuestos

Somos muy de protestar, y eso es así. Una de las quejas más populares en España es que nos pasamos la vida trabajando solo para pagar impuestos. Un poco exagerado, ¿no crees? Toda la vida, lo que viene siendo toda… no, pero una parte (lamentablemente) sí. De media son 175 días al año los que tenemos que levantarnos por la mañana y trabajar para poder cumplir con Hacienda. O dicho de otra forma, ser un buen ciudadano nos cuesta el 52% de nuestro sueldo.

Lo dice un estudio del Fondo Económico Mundial, que ha calculado la relación entre los sueldos y las tasas en diferentes países del mundo y ha preparado un ranking con los datos. ¿Lo malo? Estamos en cuarto lugar. ¿Lo bueno? También somos de los países con más coberturas sociales.

Si desmenuzamos los datos del estudio podemos ver que necesitamos…

  • 100 días para pagar la Seguridad Social.
  • 38 días para pagar el Impuesto de la Renta (IRPF).
  • 23 días para afrontar el IVA.
  • 9 días para los impuestos especiales, como el de la gasolina o el alcohol.
  • 5 días para el resto de las tasas (IBI, impuesto de circulación…) que nos exigen las administraciones públicas.

Los tres países que llevan una carga fiscal más pesada que la nuestra son: Suecia (con una media del 56,6% del sueldo), Dinamarca (56,22%) y Francia (54,01%). Como se ve, nuestros compañeros de tasas nos hacen ver que estamos en la élite… Casi como clasificarnos para la Champions League.

Lo curioso es que otros países prósperos en los que solemos mirarnos están más abajo en el ranking. Es el caso de Holanda (7º lugar con un 50,13%), Canadá, (10º, con un 49,53%) o Alemania, que cae al puesto 14º (47,48%). Sí, sabemos lo que estás pensando: los alemanes se quedan con un 4,5% más de sueldo que nosotros. Al menos nos podemos consolar sabiendo que nuestros chiringuitos costeros ya se encargan de vengarse al cobrarles las tapas durante el verano a “precio de turista”. En realidad no es un gran consuelo… salvo si tienes un chiringuito, claro.

Para entender este cuarto puesto también hay que analizar nuestro sistema de beneficios sociales. Por ejemplo, mantener uno de los mejores servicios sanitarios del mundo es muy costoso. Ya sabes lo que se suele decir, nada es gratis.

Al final, aunque el sueldo de una jornada no acabe en tus bolsillos, gracias a él podrás coger el metro para ir a buscar a tu hijo al colegio público y llevarle a hacer una revisión médica para comprobar lo sano que está. Y sin tener que sacar la tarjeta de crédito en ningún momento. Sí, de acuerdo, son 175 días de trabajo al año, pero tienes otros 190 para invertir en lo que quieras. Y al final… disfrutar de la vida nos gusta casi tanto como protestar. Bueno, quizás un poco más.

 

 

Comments

comments